¡Ha vuelto el calor y, como es costumbre, Alicante Otaku celebra uno de sus eventos más característicos inspirado en la leyenda japonesa del Tanabata!

Este evento gratuito y abierto al público se realizará en El Palmeral de Alicante en la zona del templete el día 20 de Julio, donde os esperamos para disfrutar del buen tiempo, buena compañía y las actividades que tenemos preparadas.

Inspirándonos en la leyenda, dos bandos se enfrentarán en diversas pruebas durante el evento y el resultado de la competición decidirá si los amantes Orihime y Hikoboshi se reunirán o no este año.

En una entrada próxima especificaremos el horario y las diversas actividades que se llevarán a cabo en el evento, además de recomendaciones para poder disfrutar del día manteniéndonos a salvo del sol.

¿Conseguirán los Guardianes de Orihime que la princesa y el pastor se reencuentren? ¿O traerá la lluvia el grupo de Las Alas Negras, impidiendo que los amantes crucen el río? ¡Os esperamos allí para que decidáis la historia de este año!

Para más información sobre la leyenda del Tanabata, dejamos este fragmento que resume su historia:

La leyenda narra la historia de dos amantes, Orihime y Hikoboshi. Orihime era una princesa, hija de Tentei, el Rey Celestial; la cual dedicaba su vida a tejer unas maravillosas telas para su padre a orillas del río Amanogawa. Aunque a Tentei le encantaban sus telas, era consciente de que la tarea suponía un gran trabajo, y que por ello su hija no tenía tiempo para otras cosas, entre ellas encontrar un hombre del que enamorarse, lo cual entristecía a la princesa. Preocupado por esto, organizó una cita entre ella y Hikoboshi, un pastor que vivía al otro lado del río Amanowaga. En el instante en el que se vieron el uno al otro se enamoraron y, poco después, decidieron casarse. Sin embargo, una vez casados comenzaron a descuidar sus tareas: Orihime dejó de tejer y el ganado de Hikoboshi se desperdigó por el cielo.


El Rey Celestial montó en cólera y condenó a los dos amantes a vivir cada uno a un lado del río, castigándoles así a no poder estar juntos por el resto de la eternidad. Orihime, desesperada por no poder ver a Hikoboshi, pidió a su padre poder encontrarse una vez más con su marido. Éste, conmovido al ver las lágrimas de su hija, accedió a su petición y les permitió estar juntos una vez al año, con la condición de que los dos hubiesen terminado sus correspondientes tareas.


Al llegar el ansiado día, se dieron cuenta de que el río no podía ser atravesado de ningún modo, no había puentes y la corriente era demasiado fuerte. Orihime, entristecida, comenzó a llorar a la orilla del río. Su llanto atrajo a una bandada de urracas que se ofreció a ayudar a la princesa a cruzar el río haciendo un puente con sus alas para que pudiese estar junto a su amado Hikoboshi. Ambos se reunieron finalmente y las urracas prometieron acudir en su ayuda cada año siempre y cuando no llueva.

Deja un comentario


 

Licencia Creative Commons
2007 - 2019 Asociación Alicante Otaku